Tiempo de Cuaresma

Tiempo de Cuaresma Tiempo de Cuaresma

Escrito por: Patrick Irungu Mungai

“«¿y quién te ha hecho ver que estás desnudo? ¿Has comido acaso del árbol del que te prohibí comer?»  Dijo el hombre: «La mujer que me diste por compañera me dio del árbol y lo comí.» Dijo, pues, Yahveh Dios a la mujer: « ¿Por qué lo has hecho?» Y contestó la mujer: «La serpiente me sedujo, y comí.»” (cf. Gen 3, 9-24).

Siempre queremos salir de los actos equivocados y errores que cometemos en nuestra vida y en lugar de reconocer que somos culpable vemos los otros la causa de lo que debemos responder; por ejemplo “¿por qué no hiciste lo que tenías que hacer…?” “Es que no me dejaron hacer”, “es que no me dieron espacio de hacerlo”, “es que se fueron con las llaves”, “es que no prendieron los ventiladores y hacía calor” “es que no me compraron uno, dos, tres”. Pero al contrario cuando las cosas salen mejores cada uno lucha para verse como partícipe  en la búsqueda del logro. 

Cuando se habla de la metanoia o la conversión, se trata de una reconciliación que tiene su comienzo desde el ‘YO’. Es una recuperación de un concilio entre uno y los otros y/o con Dios cuando uno hace lo que no debería hacer. El pecado rompe la relación con Dios. Es bueno notar que por la primera vez, Dios le pregunta al Hombre “¿Dónde estás?” (Gen 3,9) porque cuando pierde la amistad con Dios pierde la humanidad y la inteligencia que comparte con Él. Hasta que uno decida reconocerse como culpable de sus actos le queda difícil recuperar dicha amistad.  

La cuaresma debe verse como la motivación de esta recuperación. Son cuarenta días de mirarse y volverse al camino perfecto. 

 

Modificado por última vez en Miércoles, 22 Abril 2015 12:20

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Nuestra ubicación