La comunicación efectiva y afectiva en nuestros hogares

La comunicación en la familia tiene una función mucho más  importante, que simplemente información; es un puente de doble vía que conecta los sentimientos entre padres e hijos. La comunicación familiar  debe ser efectiva y afectiva; en lo que se dice, como se dice y de la manera como se exprese,   es básica para para fortalecer lazos afectivos y ayudar a los hijos a desarrollar una autoestima fuerte, una personalidad saludable y unas buenas relaciones interpersonales y sociales.  Es importante que los padres se puedan comunicar efectiva y afectivamente con sus hijos por varios motivos:

 Beneficia de por vida a los hijos y a cada miembro de la familia,  las relaciones entre padres e hijos mejoran mucho cuando existe una comunicación efectiva y afectiva.

  Se gana la confianza en los hijos y el respeto de los hijos hacia los padres, a través de éstas, los hijos empiezan a conformar sus ideas y opiniones sobre  sí mismos  y la importancia  de tener  en sus padres a su mejor aliado.

  Se sienten importantes al ser escuchados  y tenidos en cuenta en sus sentires y los padres les permite sentirse cerca de su hijo, conocer sus necesidades, saber que usted cuenta  con herramientas para ayudar a su hijo a crecer y aprender a manejar sus etapas del desarrollo como seres humanos.

Como aprender:

Háblele  a su bebé cuando lo tenga en brazos. Dígale sus gustos, cuanto lo quiere mientras le da el biberón, le acuna, abraza o besa. Su bebé está aprendiendo con gozo los primeros pasos de la comunicación. Muy en breve (a partir del segundo mes de vida) intentará contestarle, participando en la comunicación: le sonreirá al verle acercarse a su cuna. Mostrará su alegría al tomarle en brazos. Comenzará a emitir sonidos alegres al ver el biberón, o más aún, cuando se acerque a él. Desde el comienzo de sus primeros pasos y  cuando comienzan a hablar, los padres deben empezar a cimentar una comunicación más abierta, efectiva y afectiva. Esto puede lograrse si los padres están dispuestos, cercanos y satisfechos de contestar todas  preguntas que  les requieran hacer sus hijos. 

Crear clima de comunicación

Crear el clima de comunicación en la familia, no es tarea fácil, pero hay que empezar desde la cuna. Primero hay que sembrar con el ejemplo y después esperar los frutos. Comunicación es “común unión”, establecer una unión y la primera y básica en la familia es el amor.

Cuando los padres hablan con sus hijos, deben tener cuidado con lo que dicen y la manera en que lo dicen. Todo lo que un padre dice a su hijo envía un mensaje de la opinión que tiene sobre él. Por ejemplo, si el padre dice: “No me molestes. Estoy ocupado,” el hijo pensará que sus necesidades no son importantes. Pero si le dice:” Espera un minuto y bien que me gustaría atenderte ahora, pero estoy terminando este trabajo, en cuanto termine estoy contigo”,  el niño aprende tres cosas: a esperar -cosa muy importante en la vida; aprende a que el deber es prioritario, todo un valor en la vida y tercero, aprende a que su papá o su mamá están deseando escucharle y atenderle, aunque no siempre puedan hacerlo de forma inmediata.

Esté dispuesto a perdonar. Enseñe a sus hijos a perdonar, haciéndolo usted lo mismo, recuerden que el amor  en Dios todo lo  puede, diles cuanto los quieres, recuerda que solo se vive una vez en la vida, ¡aprovéchalo¡

“Si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud. Quien permanece en el amor, permanece en Dios, y Dios en él. (1. Juan 4:12, 16)”

 

Psicóloga: Amalia Pedraza Blanco

Modificado por última vez en Martes, 01 Septiembre 2015 10:26

Valora este artículo
(3 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Nuestra ubicación